Del regreso al terruño santafereño…

Después de seis años ausente del terruño santafereño, obviamente uno nota los cambios  y analiza la ciudad desde el recuerdo que la mente dibuja y desde los ojos del que retorna después de un largo exilio en el olvido.

Bogotá, en definitiva, sigue siendo una ciudad linda y caótica, agolpada de transeúntes y de gentes, de carritos pequeños y taxis amarillos, de perros callejeros que duermen en los parques y deambulan siniestros sus instintos. Las calles son las mismas, pero mas concurridas. Aun las parejas caminan sobre los andenes de una ciudad de vientos fríos y de sol picante a pleno medio día. De vez en cuando algunas sombrillas elegantes se erigen sobre un río de cabezas fantasiosas y decenas de tacones, botas, tenis y zapatitos de todos los tamaños y colores se sumergen en los charcos advirtiendo la humedad de un trozo de cielo bajo los pies.

Entonces todos juegan a esconderse mientras persiguen el olor a café para escampar la lluvia y arroparse del frío. Otros en cambio, huyen hacia donde se pueda comprar el tiempo a doscientos pesos el minuto. Ese tiempo que se esfuma en medio de los aguaceros, del trancón de hora pico, de la algarabía de un sábado capitalino frustrado por un caos maravilloso que nos recuerda nuestra naturaleza siempre viva, a punto de estallar de una pasión que nos posee hasta el fondo y nos despierta los demonios.

Es bueno respirar nuevamente el aroma de una ciudad que se erige 1600m más cerca de las estrellas. Bogotá resulta siendo una mezcla de pino, flores, exhosto, fresas, aguacates de la esquina,  panes, empanadas o arepitas entretenidas en algún asador modesto y barato. Entonces es bueno eso de recorrer las calles jugando a no enredar el zapato en los huecos de la calzada, porque en medio de ese juego que parece casi una golosa, uno puede llegar a tropezarse con la “bella de las once” que no es mas que una traviesa y coqueta florecita que perdura lo que la mañana y desmaya para siempre con el crepúsculo de la tarde después de haberse abierto completamente al sol. Suelen verse también las llamadas “pensamientos” y “helenas” tras las rejas que cercan jardines de casas antiquísimas que datan desde las épocas de cabildos abiertos y chapetones empedernidos.

Agosto vino y se fue con las cometas bajo el viento bailarinas. Agosto trajo la alegría de un regreso esperado miles de días, y me dejo las ganas de un futuro retorno a esas sus montañas ardientes y dormidas. Nunca pensé extrañar tanto esos gigantes enterrados bajo tierra y hierba fresca.

A mi regreso en el 2006 tras seis años ausente del terruño santafereño…
 
                                                                                                                                                         

Anuncios

12 pensamientos en “Del regreso al terruño santafereño…

    • Mark…The simple fact that you follow my Blog even though you don’t understand a word of what I write it is very inspiring. Hope you keep supporting me. This is just a beginning. A story about a hidden passion that no one new I had since I was a child: writing. Sharing my stories and poems about love and exile, it is a big step for me. I will try to incorporate some of my writings in English. I do have a few…here. Comments are always welcome to help me grow!

  1. keep it up, Gina…though your English speaking followers don’t know Spanish period or like me know a little…it’s just awesome to read and translate along the way with the translator app. Just so you know, your work is indeed inspirational 🙂

  2. Solo existe un hogar y el hogar se llama Patria, independientemente del lugar donde las circunstancias nos hagan decidirnos a vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s