Abraza a tu corazón

Hasta hace algunos meses la palabra compasión no formaba parte de mi vocabulario. Esta no era más que una virtud o una actitud de conmiseración hacia los demás.

En este sentido, la compasión guardaba una connotación positiva en relación con otros. Por el contrario, la auto-compasión, era sinónimo de lástima y victimización; actitudes socialmente reprochadas y aparentemente incompatibles con el deseo de perfección humana.

Más sin embargo la compasión tiene aplicaciones más profundas, positivas e interesantes. Esto lo he venido descubriendo lenta pero progresivamente, a través de mi propio proceso de crecimiento personal y espiritual.

Tradiciones tan antiguas como el Budismo, han hecho de la compasión un pilar fundamental en la búsqueda de la iluminación, requiriendo una verdadera disposición para experimentar el momento presente y observar el estado natural de nuestros pensamientos y emociones. Prácticas como la meditación y el yoga facilitan el despertar de la conciencia, la apreciación del ahora y el sosiego de la mente. Es esta una receta infalible para promover importantes transformaciones de carácter mental, físico y espiritual.

Para el Budismo, el pensamiento puede llegar a ser una fuente de sufrimiento. Los pensamientos generan emociones y estas a su vez generan repercusiones adversas sobre nuestro ente físico, traduciéndose en enfermedades y sintomatologías derivadas de nuestras emociones. Es precisamente ahí donde la auto-compasión se convierte en una imprescindible herramienta de sanación. Por qué habríamos de negarnos  el permiso para aceptar las situaciones y las circunstancias tal y como son, para observarlas ausentes de juicios y reproches, sin inhibiciones ni auto-castigos que limiten o aminoren nuestra auto-estima y crecimiento personal?

Es claro que la auto-crítica — la cual para muchos resulta ser motivadora— tiene efectos devastadores en el amor propio. Los procesos de cambio parecen más exitosos en el momento en que dejamos de ultrajarnos con pensamientos hirientes y comenzamos a entender que estamos en constante proceso de transformación, y que para lograr dichos cambios debemos observar nuestros patrones de comportamiento con auto-responsabilidad y amor, para luego buscar soluciones  acordes con nuestras capacidades y aspiraciones.

De acuerdo con la Doctora Kristen Neff, quien ha elaborado innumerables investigaciones en el área de la auto-compasión, el asumir una actitud compasiva hacia nosotros mismos requiere tres aspectos fundamentales: conciencia plena (habilidad para ubicarnos en el presente), humanidad (la cual revela que todos somos humanos y por ende imperfectos; con experiencias y emociones comunes) y por último la bondad para proporcionarnos calma, entendimiento y paciencia.

Se hace necesario entonces, aceptar nuestra humanidad. La ‘normalidad’ puede ser algo socialmente establecido, pero se hace preciso vivir la experiencia humana, en primera medida, amándonos a nosotros mismos. Una vez logremos abrazarnos con amor y compasión, el pensamiento y la realidad lograrán transformarse, generando así emociones más liberadoras, experiencias más felices y satisfactorias y consecuentemente una salud física, mental y espiritual mucho más sana.

“Entiendo que el sufrimiento, cuando no puede ser evitado, está aquí para ayudarme en mi camino hacia mis sueños.” Paulo Coelho

Anuncios

8 pensamientos en “Abraza a tu corazón

    • Tienes toda la razón. Vivimos en un mundo en donde lo que sobresale es la crítica, mientras nos enfocamos en el afán de sentirnos mejor nosotros mismos atacando al prójimo. Los dos escritos tienen mucho que ver. Aprecio haberte encontrado en este espacio. Compartimos un interés común, el querer comunicar y el infinito propósito de aprender a ser feliz. Enlazare lo dos escritos si te parece bien!

    • Acabo de hacer un link con tu artículo. Demasiado apropiado para este tema! Gracias por compartir. Aprendo mucho de ti. Leí tu post de hoy y debo decirte que me encantó!

  1. Pingback: Sí! Me auto compadezco y qué? | diariodeambulante

  2. Me encanto, y así tal cual es, una herramienta de sanación, pero eso si llegando a cierto limite también hay que decir “basta, pasemos la hoja y sigamos el camino”.
    Te adoro poeta linda mia de mi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s