Como diría Benedetti, “La vida, ese paréntesis”. Y cuanta razón tenia. Ese paréntesis entre lo inmenso, lo infinito y lo desconocido… entre el vacío.  La vida, un espacio vectorial inexplicable dentro del alma de todas las cosas. Y en ese paréntesis caminamos, muchas veces ignorando el trayecto, cegados al paisaje, dejando caer el tiempo como arena mientras se construye el pasado y se espera con ansias al impuntual futuro con todo su prestigio y ambición.  No nos hemos educado en el ahora, en ese estado de conciencia plena que nos permita abrazar, amar y admitir nuestra propia intangibilidad, esto es, el alma del mundo que todos indefectiblemente llevamos dentro. 

Anuncios

4 pensamientos en “

  1. ¿No es delirante? Fijamos la mirada en lo que no está, en una pura construcción mental, en el pasado (que ni siquiera recordamos fielmente, los recuerdos son invenciones a partir de una imagen olvidada en un rincón de nuestro disco duro) y en el futuro, que jamás sucede como lo proyectamos y cuando sucede, lo hace en forma de Presente… Ni siquiera vivimos el paréntesis, anhelando siempre lo que existe más allá de sus márgenes; aunque paradójicamente en el momento que “somos” y sentimos el “aquí y ahora”, esos márgenes sencillamente desaparecen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s